Tuberculosis Ganglionar – Características, Antecedentes y Síntomas

May 22, 2020 Tuberculosis

Tuberculosis Ganglionar

La tuberculosis ganglionar es una de las manifestaciones clínicas extrapulmonares de esta enfermedad, y los síntomas clínicos dependen de la ubicación del ganglio comprometido el sitio más común es el cuello, generalmente con repercusión mediastínica como elemento secundario.

Se debe sospechar una tuberculosis ganglionar extrapulmonar en respuesta a la aparición de ganglios linfáticos, siguiendo los elementos de diagnóstico clínico-epidemiológico y microbiológico destinados a iniciar el tratamiento específico lo más rápidamente posible, logrando resultados para curar la enfermedad tal como lo recomienda la Organización Mundial de la Salud.

La tuberculosis ganglionar es la localización extrapulmonar más común. Sigue siendo un problema de diagnóstico y terapéutico, especialmente cuando la infección es concomitante con el tratamiento del cáncer.

Antecedentes de la Tuberculosis Ganglionar

La tuberculosis de los ganglios linfáticos constituye el 20-40% de la tuberculosis extrapulmonar. Es más común en niños y mujeres que tienen otras formas de tuberculosis extrapulmonar y es más común en los asiáticos e isleños del Pacífico. 

En los países en desarrollo y subdesarrollados, sigue siendo causada por la Mycobacterium tuberculosis y rara vez se aíslan las micobacterias atípicas. Los ganglios linfáticos superficiales comúnmente afectados (escrófula o mal de rey) incluyen los de las cadenas cervicales posteriores y anteriores o las fosas supraescapulares, pero también pueden estar afectados otros grupos como los submandibulares, periauriculares, inguinales y axilares. A menudo, la linfadenopatía es bilateral y no contigua. 

Los ganglios linfáticos intratorácicos (hiliares, paratraqueales y mediastínicos en orden decreciente) y abdominales también están implicados en la tuberculosis. La frecuencia de la afectación pulmonar asociada varía entre el 5% y el 62%, y el tratamiento de la tuberculosis de los ganglios linfáticos suele presentar dificultades. Sin embargo, la mayoría de los casos pueden ser manejados médicamente y rara vez se requiere una intervención quirúrgica.

Tuberculosis Ganglionar

Síntomas de la Tuberculosis Ganglionar 

La linfadenitis tuberculosa suele presentarse como una hinchazón indolora de uno o más ganglios linfáticos que aumenta gradualmente y que dura de semanas a meses. Algunos pacientes, especialmente los que tienen una enfermedad extensa o una enfermedad coexistente, pueden tener síntomas sistémicos, como fiebre, pérdida de peso, fatiga y sudores nocturnos. La tos fuerte puede ser un síntoma destacado en la linfadenitis mediastínica (espacio irregular entre una y otra pleura). Inicialmente los ganglios son firmes, discretos y móviles. La piel superpuesta está libre, pero luego, los ganglios pueden enmarañarse y la piel superpuesta puede inflamarse. 

En una etapa más avanzada, los ganglios pueden ablandarse, lo que da lugar a la formación de abscesos y vías sinusales (nódulo o masa específico del tejido del corazón), que pueden ser difíciles de curar. Los nódulos inusualmente grandes pueden comprimir o invadir las estructuras adyacentes complicando el curso de la enfermedad.

Los nódulos intratorácicos pueden comprimir uno de los bronquios, provocando atelectasia (colapso del pulmón), infección pulmonar y bronquiectasia o el conducto torácico, provocando un derrame. Otras complicaciones intratorácicas incluyen disfagia (imposibilidad de tragar), fístula esófago-mediastinal, fístula traqueo-esofágica, obstrucción biliar y temponada cardíaca. 

Tratamiento de la Tuberculosis Ganglionar

En general, los regímenes de quimioterapia que son eficaces en la tuberculosis pulmonar deben serlo también en la linfadenitis tuberculosa. Se ha comprobado que tanto un régimen de 9 meses que contiene isoniazida, rifampicina y etambutol, como un régimen de 6 meses que contiene isoniazida, rifampicina y pirazinamida administrado diariamente o de forma intermitente, son eficaces para contener la tuberculosis de los ganglios linfáticos. 

La atención adecuada en el diagnóstico, la evaluación y la estrecha vigilancia del caso durante el tratamiento son las claves del éxito en el manejo de la tuberculosis de los ganglios linfáticos.

Por tbsealsmexico

Buscando mejorar la salud información tbsealsmexico.org

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *