Tratamiento de la Tuberculosis – Alternativas, Análisis y Efectos

May 22, 2020 Tuberculosis

Tratamiento de la Tuberculosis

Antes de proceder con el tratamiento para la tuberculosis, se requiere ir al centro de salud más cercano o visitar a un neumólogo o infectólogo que diagnostique y trate a la persona enferma. Lo primero que hace el médico, es  el examen físico, en el que se  revisan los ganglios linfáticos para ver si están inflamados y se utiliza  un estetoscopio para escuchar atentamente los sonidos que hacen los pulmones al respirar.

La herramienta de diagnóstico más utilizada para la tuberculosis es una prueba cutánea, aunque los análisis de sangre son cada vez más comunes. Se inyecta una pequeña cantidad de una sustancia llamada tuberculina PPD justo debajo de la piel de la parte interior del antebrazo. 

El Análisis de sangre

Se pueden utilizar el análisis de sangre para confirmar o descartar la tuberculosis latente o activa. Estas pruebas utilizan una tecnología sofisticada para medir la reacción del sistema inmunológico a la bacteria de la tuberculosis.

Igualmente, la pruebas sólo requieren una visita al consultorio, por lo que, un análisis de sangre puede ser útil si se tiene un alto riesgo de infección de tuberculosis pero tiene una respuesta negativa a la prueba cutánea, o si ha recibido recientemente la vacuna BCG.

Tratamiento de la Tuberculosis

Los medicamentos un elemento crucial del tratamiento de la tuberculosis. Pero el tratamiento de la tuberculosis lleva mucho más tiempo que el de otros tipos de infecciones bacterianas.

Para la tuberculosis activa, se debe tomar antibióticos durante al menos seis a nueve meses. Los medicamentos exactos y la duración del tratamiento dependen de la edad, el estado de salud general, la posible resistencia a los medicamentos y la ubicación de la infección en el cuerpo.

Tratamiento de la Tuberculosis

Los medicamentos más comunes para la tuberculosis

Si se tiene tuberculosis latente, es posible que sólo se requiera tomar uno o dos tipos de medicamentos para la tuberculosis. La tuberculosis activa, especialmente si es una cepa resistente a los medicamentos, requiere varios medicamentos a la vez. Los medicamentos más comunes utilizados para tratar la tuberculosis incluyen: la Isoniazida, el Rifampin (Rifadin, Rimactane), el Ethambutol (Myambutol) y la Pirazinamida

Si se tiene tuberculosis y la persona es resistente a los antibióticos, generalmente se utiliza una combinación de antibióticos llamados fluoroquinolonas y medicamentos inyectables, como la amikacina o la capreomicina (Capastat), durante 20 ó 30 meses. Algunos tipos de TB también están desarrollando resistencia a estos medicamentos.

Algunos medicamentos que se pueden utilizar como terapia complementaria al tratamiento actual de combinación resistente a los antibióticos, son la Bedaquilina (Sirturo), y el Linezolid (Zyvox). 

Efectos secundarios de los medicamentos

Varios de estos medicamentos tienen efectos secundarios graves pero no son comunes, aunque pueden ser peligrosos cuando se producen. Todos los medicamentos para la tuberculosis pueden ser altamente tóxicos para el hígado. Por ello, cuando se tomen estos medicamentos, es necesario llamar al médico inmediatamente si se experimenta cualquiera de los siguientes síntomas: Náuseas o vómitos, pérdida de apetito, un color amarillo en la piel (ictericia), orina oscura, una fiebre que dure tres o más días y no tiene una causa obvia

Completar el tratamiento es esencial

Al completar el tratamiento adecuadamente, tal como lo indica el especialista, después de unas semanas, la persona no será contagiosa y puede que empiece a sentirse mejor. Por ello, dado que se tienen reacciones secundarias, la persona puede tener la tentación de dejar de tomar los medicamentos para la tuberculosis. 

Sin embargo, es crucial que se termine el curso completo de la terapia y que tomen los medicamentos exactamente como se  recetaron por el médico. Detener el tratamiento demasiado pronto o saltarse las dosis puede permitir que las bacterias que aún están vivas se vuelvan resistentes a esos medicamentos, lo que conduce a una tuberculosis mucho más peligrosa y difícil de tratar.

Por tbsealsmexico

Buscando mejorar la salud información tbsealsmexico.org

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *