Mes: noviembre 2020

¿Por qué queremos que nos escuchen pero no sabemos escuchar?

Queremos que nos escuchen pero no sabemos escuchar 

Ciertamente el escuchar se ha convertido en una habilidad y una cualidad de la cual no cualquiera ofrece naturalmente, no obstante es posible desarrollarla siguiendo una serie de pautas que nos permitirán saber escuchar y comprender a nuestros semejantes. 

No se tratamiento de poder desarrollar y activar el sentido del oído únicamente, sino de tener plena consciencia de prestar toda la atención necesaria cuando estamos escuchando a otra persona. Además, la escucha implica varios aspectos externos que ignoramos y los cuales contribuyen a que la comunicación tenga fallas y resulte un contenido de información errónea, como la conducta y la posición, en pro de un ambiente positivo y estable que genere interés de nuestra parte con respecto al voto de confianza ejercido por la otra persona con confianza y respeto del mismo. 

¿Por qué es importante escuchar?

Escuchar de la forma correcta es algo que omitimos comúnmente, damos una conversación por entendida llevándonos solo la información que alcanzó a almacenarse dentro de nosotros y quizá eliminando una gran cantidad de palabras cuyo contenido pudo haber sido el más relevante. Esto afecta a gran escala a las personas en múltiples ambientes, como el laboral, el familiar, el escolar, y en general cualquier tipo de relación interpersonal. 

¿Por qué queremos que nos escuchen pero no sabemos escuchar?

Nuestra naturaleza corporal cuenta con dos oídos y una sola boca, si lo pensamos así, en esta medida deberíamos escuchar el doble de lo que hablamos, no obstante, quizá pasa todo lo contrario; nos esforzamos por pasar mucho más tiempo quejándonos, presumiendo, contradiciendo, lamentando, protestando y en general hablando, más de lo que deberíamos escuchar realmente.

Las ventajas de escuchar 

Con lo anterior en cuenta, podemos conocer posteriormente las principales ventajas de escuchar. Recordemos que el proceso de acné no exige que callemos siempre sino que, seamos capaces de ser más receptivos en cuanto a la información que nos suministran, analizarla y luego, si es necesario repercutir y difundirla. 

  • La elevación del autoestima es uno de los mayores beneficios que ofrecemos a la persona con la que estamos departiendo en la conversación, especialmente a quien está la propone propiamente. Esto se debe a que recibe un alto nivel de atención, lo que le hace pensar que es importante para usted, con esta “pequeña” intención y disposición. 
  • La escucha es la causa de una buena comunicación. Como sabemos, crear ambientes donde se pueda discutir libre y respetuosamente es necesario en muchos aspectos así como también en muchos escenarios. Esto permitirá una mejora de las relaciones interpersonales y las conductas. 
  • De forma indirecta, un beneficio para nosotros es el crecimiento de nuestro vocabulario, enriqueciéndolo de forma importante sin importar nuestra ocupación. Aunque no se haya conocido antes, la verdad es que ampliar nuestro vocabulario nos abre múltiples puertas, propicia que seamos capaces de enfrentar situaciones que carezcan de una solución. Otra forma para ampliar el vocabulario es la lectura. 
  • El escuchar permite que se almacene una gran cantidad de información de la cual aprenderemos también de forma indirecta. Cada persona es conocedora de su propio mundo y en esta medida, de sus propias actividades, es por esto que, podemos aprender de ellos y las cosas que nos confíen a través de la conversación y así podremos instruirnos sobre diversos temas. 

Guía fácil para comer sano y no engordar y estar siempre en tu punto

Las claves para alimentarse y no engordar

Para empezar, debes saber que alimentarte sin la necesidad de engordar, es posible, además de adelgazar, si así lo prefieres. Lo único que necesitas es constancia y compromiso contigo mismo, además de la guía que aquí te proporcionaremos para que tengas todas las herramientas listas para iniciar con tu proceso.

Probablemente a todos nos ha pasado que empezamos la práctica de una dieta y terminamos abandonándola. Puede ser porque no hemos notado resultados pronto o simplemente no es la guía correcta para dejar de engordar. Por esto, aquí te presentamos la fórmula básica, sin trucos pero si con tu disciplina, para empezar a comer sano y no engordar en el proceso.

Instrucciones para alimentarse saludable y no engordar

La importancia del desayuno: Omitir el desayuno es algo que muchas personas hacen, pues el corre corre o el tiempo que se demora en prepararse no se los permite, por lo que saltan esta importante comida. Lo cierto es que además de haber platos tan sencillos y fáciles de preparar, esta primera comida del día, es capaz de saciar el hambre con ricos y deliciosos alimentos.

Estudios afirman que cerca del 78% de las personas que obtienen resultados eficientes de una dieta, se lo deben a que en el desayuno consumen frutas y/o cereales.

Reducción y limitación de las grasas: En nuestro organismo, las grasas negativas son las sustancias más difíciles de eliminar, por lo que deberás enfocarte en consumir grasas buenas. Este tipo de grasas que favorecen tu cuerpo, puedes encontrarlas en el aceite de oliva, las nueces, el aceite omega 3 en los mariscos, las nueces o todos aquellos aceites de origen vegetal.

Empieza a consumir sano y mesurado: Si deseas comer sano y no engordar, debes empezar a comer alimentos que sean saludables, pero siempre, en cantidades moderadas. Empieza a incluir en tu dieta alimentos como las frutas, las verduras, el pescado, los granos y la carne magra. Para esto, necesitas empezar a reducir el consumo de grasas refinadas, los lácteos, refrescos y papas. Si deseas bajar de peso, debes reducir la cantidad.

Considera la actividad física: Sin duda, si deseas alimentarse sanamente y sin engordar, el ejercicio es otra de las claves imprescindibles que debes tener en cuenta. Llevar una vida activa, contribuirá a no volver a engordar, además de proporcionar grandes beneficios. Si no llevas una vida activa, es necesario que la actividad inicie progresivamente, de esta manera no tendremos complicaciones. Recuerda asesorarte de un entrenador y un doctor para hacer los ejercicios que mejor te vayan.

Reducción de carbohidratos: Una gran mayoría de las dietas, restringen el consumo de este tipo de alimentos. En ellas se busca minimizar la ingesta de galletas, frituras, pan blanco y demás. Sin embargo, esta reducción no aplica para todos los cuerpos, pues es posible seguir consumiendo carbohidratos, pero limitando considerablemente el consumo de grasas, además de reducir el tamaño de cada una de las porciones.

Di “no” a las calorías: Si no quieres engordar, debes limitar el consumo de las calorías. Si deseas comer en cantidades que te proporcionen satisfacción, ahorra las calorías y enfócate en alimentos que tengan muchas menos calorías por cada bocado.

No te peses todos los días: Algunos médicos y con ellos, estudios, afirman que empezar a pesarse día a día puede llegar a provocar una obsesión en la persona, lo que le llevaría a enfrentar problemas serios. Por esto, descarta la idea de pesarte todos los días, hazlo una vez a la semana y examina tu proceso, pues él te dirá, como vas.

Guía fácil para comer sano y no engordar y estar siempre en tu punto

Come despacio, no a las carreras: Estudios han demostrado que las personas que comen más lento, son capaces de segregar una serie de hormonas que se encargan de regular el apetito, pues provocan la sensación de la saciedad. Si comes rápido, evitas la segregación de estas hormonas y sentirás más ganas de comer en poco tiempo, lo que te llevará a engordar.

Recuerda que tu estómago se tarda alrededor de unos 20 minutos en enviarle la señal a tu cerebro para indicarle que ha quedado satisfecho, por lo que, si comes despacio, tienes más probabilidades de detenerte y saber que tu estómago ha quedado bien.

En la noche; recetas de cocina ligeras: Quizá ya hayamos escuchado que en las noches, es mejor comer en menor cantidad, pero que nos permita quedar satisfechos. Esto pasa porque durante la noche, la digestión que naturalmente realiza el organismo tarda mucho más, mientras que el gasto de energía es mucho menor.

Si comes mucho, especialmente en la noche, puedes provocar más energía que el cuerpo no requiere y que, como no se quema, se convierte en grasa. Esto quiere decir que si comes mucho en las noches, cuentas con una alta posibilidad de engordar.

Si tienes opción, elige natural: Siempre que vayas a un restaurante o vayas a comer algo, si tienes la opción a la mano para comer algo natural, no dudes en elegirlo. Probablemente los productos naturales cuesten un poco más, pero en caso de que quieras potencializar esta decisión, puedes optar por cultivar los alimentos.

Recuerda que tener una huerta no está sujeto al gasto de una gran cantidad de dinero, pero si deberás contar con un buen espacio.

Lo que debes evitar si no deseas engordar:

  • Evita freír o asar la comida
  • Nunca te saltes el desayuno
  • Recuerda que existen cinco comidas, de las cuales tres son principales (desayuno, almuerzo y cena) y dos entre comidas que deben ser en cantidades mucho más reducidas.
  • Evita poner mucha sal a tus comidas
  • No te conformes con un vaso de agua, recuerda que es un litro como mínimo
  • Evita caer en dietas de un solo alimento
  • Evita servir tu comida en platos grandes, opta por más pequeños
  • No te dejes alcanzar por el estrés y la desesperación, debes tener mucha paciencia y disciplina
  • Evita el consumo de bebidas alcohólicas y cigarrillos
  • Reduce el consumo de cafeína y lácteos en exceso